Bienvenidos




Los objetivos que nos planteamos al crear este blog sobre Geografía para el alumnado de tercero de ESO pueden resumirse en dos aspectos principales: facilitarles el acceso a informaciones y materiales que complementan y actualizan los contenidos del libro de texto y proporcionarles también un medio donde se pueda emplear todo tipo de material audiovisual. Ambos aspectos son fundamentales en un conocimiento tan visual y cambiante como el geográfico.

domingo, 12 de febrero de 2012

Ola de frío siberiano sobre la península Ibérica

Calle de Sarajevo (Bosnia). Fuente: cazatormentas.net

La ola de frío que se abate sobre la península Ibérica lo ha hecho también, y con mayor crudeza, sobre buena parte de Europa. Desde principios de febrero nos ha estado afectando una masa de aire frío de origen siberiano. Se trata de un fenómeno poco frecuente aunque tampoco es excepcional. Una ola de frío de características semejantes pero aún más extrema que la actual afectó a la península Ibérica en 1956 (ver imagen 1), cuando en algunas localidades valencianas se alcanzaron temperaturas bajísimas:  -15º en Bocairent o en Villena, -9,5º en Xàtiva y en Ontinyent, -8º en Pinoso, o -6º en Sueca. En aquella ocasión los cultivos de cítricos y la horticultura se vieron muy perjudicados.

  Imagen 1Mapa de altura (5500 m): presión y temperatura

La situación que estamos comentando corresponde a lo que se denomina una advección de aire polar o ártico continental.  Una masa de aire muy frío y seco, porque procede de la zona siberiana, desciende en un movimiento retrógrado hacia el SW de Europa. Pero ¿cómo se produce esta situación?:
  • En altura, una vaguada se extiende desde el NE de Rusia hasta la península Ibérica. Al mismo tiempo, un anticiclón se sitúa entre el Atlántico y la península Escandinava, configurando una situación de viento procedente del NE (Imagen 2)
Imagen 2. Mapa de altura: presión y temperatura. Presión en superficie.

  • En superfície se disponen unas altas presiones sobre Europa que bloquean la circulación habitual (de W a E) y una baja presión sobre el Mediterráneo o el norte de África (Imagen 3)
Imagen 3. Mapa de superficie.

La conjunción de ambas disposiciones genera un flujo de aire frío y seco hacia nuestras latitudes. La situación sinóptica podría resumirse en esta configuración (imágenes 3 y 4):


Imagen 3. Resumen sinóptico de este tipo de situaciones

Imagen 4. Resumen de la situación actual (fuente EL PAÍS)

Generalmente esta situación no produce muchas precipitaciones debido a la escasa humedad del aire. Las zonas más proclives a recibirlas son los Pirineos, el Cantábrico oriental y la mitad este de la península, con más probabilidad hacia el interior de la misma. Serán siempre precipitaciones de nieve, incluso cuando estas se produzcan a nivel del mar.  Se trata, claro está, de una situación típica de invierno, que provoca frío muy intenso. No obstante, como ya hemos señalado, su presencia no es frecuente pues suele aparecer cada diez o quince años.
Los resultados de esta ola de frío pueden verse en el siguiente documental extraído del espacio de El Tiempo de RTVE.




Bibliografia para ampliar: MARTÍN VIDE, J. y OLCINA, J.: Climas y tiempos de España. Alianza Ed. Madrid, 2001.