Bienvenidos




Los objetivos que nos planteamos al crear este blog sobre Geografía para el alumnado de tercero de ESO pueden resumirse en dos aspectos principales: facilitarles el acceso a informaciones y materiales que complementan y actualizan los contenidos del libro de texto y proporcionarles también un medio donde se pueda emplear todo tipo de material audiovisual. Ambos aspectos son fundamentales en un conocimiento tan visual y cambiante como el geográfico.

miércoles, 26 de agosto de 2015

El Niño: un fenómeno meteorológico complejo.


   Fuente: Conagua. México.
El nombre de El Niño fue acuñado a finales del siglo XIX por unos pescadores de la costa peruana para referirse a la invasión estacional de una corriente oceánica cálida procedente del norte que desplaza hacia el sur las aguas frías típicas de la zona -que tienen una temperatura media de 17º C.-. Este fenómeno solía ocurrir en Navidad.
Actualmente, el término ya no se utiliza para hacer referencia al cambio de corriente estacional local sino a un fenómeno conocido como ENSO -(del inglés El Niño-Southern Oscillation, El Niño-Oscilación del sur); en español ENOS-, un ciclo continuo e irregular de cambios en las condiciones oceánicas y atmosféricas que afectan al planeta. El término El Niño se utiliza ahora para hacer referencia a los efectos meteorológicos más pronunciados relacionados con temperaturas anormalmente calientes de la superficie del mar en interacción con el aire que se encuentra por encima del Océano Pacífico oriental y central. La otra cara del ENSO es la Niña, término acuñado en 1985 para referirse a un ciclo de aguas anormalmente frías que aparecen en la misma época navideña.
Este año se espera la aparición del Niño con unas anomalías extraordinarias en las costas peruanas, donde las aguas marinas podrán alcanzar los 26º C. (Imágenes 1 y 2) Las consecuencias locales del fenómeno pueden ser muy graves: desparición de los bancos pesqueros, inundaciones, deslizamientos, etc.

Imagen 1. Anomalías en la temperatura del mar (agosto 2015)

Imagen 2. Comparación entre la situación de 1997 -un Niño fuerte- y
la de 2015.

Intentemos explicar como funciona el fenómeno. En condiciones normales (Imagen 3), los vientos alisios ecuatoriales mueven el aire hacia el oeste; allí, el aire caliente asciende, se condensa y cae en forma de fuertes lluvias en el Pacífico occidental. Al mismo tiempo la corriente termohalina (fría) tiende a ascender en las costas americanas para compensar el deplazamiento del agua más cálida hacia el oeste. Cuando aparece El Niño (Imagen 4), las aguas del Pacífico oriental se calientan más de lo normal disminuyendo las diferencias de temperatura entre el este y el oeste del Pacífico; esta situación provoca que se debiliten también los vientos alisios por lo que las aguas cálidas permanecen en el este. Ello impide ascender a la corriente termohalina que es más fría. 




                                                       Imagen 3. Condiciones normales. 
Gradiente de temperatura: rojo, naranja y amarillo (caliente): aguamarina, verde y azul (fría). (NOAA/Environmental Research Labs, Pacific Marine Environmental Laboratory) [NOAA/Laboratorios de investigación del medio ambiente, Laboratorio del medio ambiente marino del Pacífico.
 


Imagen 4. Situación El Niño.

El niño es un fenómeno recurrente pero no es periódico. En las últimas décadas ha aparecido en los siguientes años: 1982-1983, 1986-1988, 1990-92, 1997-98, 2003, 2006-2007, 2009-10. En la imagen 5 podemos apreciar la  alternancia del fenómeno:
Imagen 5. Evolución del fenómeno ENSO.

 A pesar de las continuas referencias a su localización en las costas de Perú y Ecuador, el fenómeno ENSO o ENOS tiene unas consecuencias planetarias, ya que altera la meteorología de numerosas zonas, algunas muy alejadas de su región de origen. En principio las mayores anomalías que se han observado son (Imagen 6):
  • Déficits pluviométricos en Australia oriental, Indonesia, India, Sudáfrica y América central y Caribe.
  • Excedentes pluviométricos en las costas del oeste de América del sur, costa atlántica de Argentina y Uruguay, zona oriental del África ecuatorial, islas del Pacífico central y sur de Estados Unidos.

Imagen 6. Consecuencias a nivel mundial.

En suma este fenómeno muestra la interacción entre océano y atmósfera y subraya la complejidad de los fenómenos meteorológicos y climáticos, pues aún ignoramos las causas del fenómeno. Una buena explicción del Niño para el alumando la ofrece la BBC en el siguiente documental:

video

Bibliografía.


Fowks, J. (2015). "El Niño pone en alerta a las costas latinoamericanas del Pacífico" EL PAÍS. Recuperado 26 de agosto de 2015, a partir de http://internacional.elpais.com/internacional/2015/08/25/actualidad/1440534704_423397.html.  
Thompson, A. (2015). "¿Cómo es El Niño de 2015 respecto a El Niño de 1997?". Revista del Aficionado a la Meteorología. Recuperado a partir de http://www.tiempo.com/ram/194342/como-es-el-nino-de-2015-respecto-a-el-nino-de-1997/
 Sutherland, S. (2015). El Nino 1997 vs 2015. NASA’s Jet Propulsion Laboratory. Recuperado 26 de agosto de 2015, a partir de http://www.theweathernetwork.com/news/articles/whats-up-in-climate-change-el-nino-2015-could-rival-strongest-events-on-record-noaa/55667/

No hay comentarios:

Publicar un comentario