Bienvenidos




Los objetivos que nos planteamos al crear este blog sobre Geografía para el alumnado de tercero de ESO pueden resumirse en dos aspectos principales: facilitarles el acceso a informaciones y materiales que complementan y actualizan los contenidos del libro de texto y proporcionarles también un medio donde se pueda emplear todo tipo de material audiovisual. Ambos aspectos son fundamentales en un conocimiento tan visual y cambiante como el geográfico.

jueves, 30 de julio de 2015

Ola de calor en el verano de 2015


Fuente: La Vanguardia

Aunque vivimos en sociedades desarrolladas que han conseguido una menor dependencia de los fenómenos meteorológicos, el tiempo no deja de ser noticia. Actualmente una importante ola de calor afecta no solamente a la península Ibérica sino también a buena parte de Europa; ello nos plantea la necesidad de saber algo más sobre este fenómeno.
El término "ola de calor" es un tanto impreciso, pues depende mucho del lugar desde el que hablemos  -no es lo mismo 35º C. en Sevilla que en Santander, por ejemplo-, y de la percepción subjetiva del que la menciona,  tendiéndose a exagerar también la magnitud del fenómeno. Según la AEMET una "Ola de calor" es:
Se considera "Ola de calor" un episodio de la menos tres días consecutivos en que como mínimo el 10 % de las estaciones consideradas registran máximas por encima del presentir del 95 % de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del período 1971-2000.
A partir de esta definición se eligen cuatro valores para caracterizar una "ola de calor":
  1. La duración.
  2. El número de provincias afectadas
  3. La temperatura máxima de la ola
  4. La anomalía de la ola (diferencia entre la temperatura umbral -la menor de las temperaturas alcanzadas en los días más cálidos de julio y agosto- y la alcanzada en la ola.
Otra forma, más sencilla, de definir una "ola de calor" es la que propone MeteoFrance: 
Una canícula es un episodio de temperaturas elevadas, tanto de día como de noche, que se extiende durante un período prolongado.
De la aplicación de ambos conceptos se deduce que la ola de calor más intensa registrada hasta 2015 fue la que se produjo en la primera quincena de agosto de 2003, que fue también la más larga -16 días-. Es probable que la actual ola de calor supere a la de 2003 pero aún no disponemos de datos suficientes para poderlo establecer definitivamente.
Sí parece cierto que la supera en cuanto a duración. La ola actual comenzó hacia el 20 de junio pasado (Imagen 1) y se ha mantenido sobre la península hasta prácticamente ayer mismo. Es verdad que han existido intervalos en los que ha menguado y que también ha variado la distribución de las zonas afectadas. En general podemos afirmar que toda la península se ha visto afectada, aunque ha tenido una menor incidencia en el oeste de la meseta norte, la franja cantábrica, Galicia y el oeste de la zona pirenaica (Imagen 2).
Imagen 1. Temperatura a 1500 m. (28/06/2015)

Imagen 2. Temperatura superficie (07/07/2015)


La causa inmediata de esta prolongada "ola de calor" reside en el mantenimiento sobre la península de una masa de aire muy cálida y estable, incluso con características tropicales. Las causas de este largo estancamiento no están muy claras, pero propondremos algunas hipótesis después.



Aunque las temperaturas de 40º C. no son excepcionales en el verano del interior peninsular, su superación y permanencia, junto a unas mínimas igualmente elevadas -se habla de noches tropicales, con cifras que han alcanzado los 27º C. de mínima- configuran las características de esta ola de calor.
El origen de esta situación es la colocación sobre la península, y también sobre la Europa del sur, de una potente dorsal de aire cálido africano. Pero ¿por qué ha durado tanto tiempo?.
Muchos medios de comunicación atribuyen la causa al cambio climático. Pero quedarse en ello no es decir mucho. La explicación más plausible parece hallarse en el calentamiento del Ártico, fenómeno que provoca un enlentecimiento de la corriente en chorro, lo que a su vez  genera meandros muy profundos con amplias dorsales y vaguadas (Imagen 3) que tardan más tiempo en circular y trasladarse. 
Podemos observar en la imagen 3 como una cresta de aire cálido abarcaba toda la Europa occidental a principios de julio. Las consecuencias de esta disposición  sobre la temperatura son  las que nos muestra la imagen 4. Es el mismo mecanismo que provoca las olas de calor que afectan a España.

Imagen 3. Oscilaciones de la Corriente en Chorro


Imagen 4. Temperaturas medias.

Bibliografía: